CYBconsultoría

Business Management Consulting
parkinson

¿Cómo combatir el Parkinson desde el espacio?

SpaceX y la Fundación Michael J. Fox envían al espacio una proteína que permitirá profundizar los estudios sobre el Parkinson.

El pasado lunes 14 de Agosto, la compañía SpaceX, el Centro para el Avance de la Ciencia en el Espacio (CASIS, por sus siglas en inglés) y la Fundación Michael J. Fox celebraron el exitoso lanzamiento de la cápsula de carga “Dragon”. En su interior, fue enviada una proteína esencial para el estudio de la enfermedad de Parkinson. La misión principal del proyecto es analizar la estructura de dicha proteína mediante un proceso de cristalización, con el objetivo de descubrir e investigar nuevas terapias que combatan el avance de la enfermedad.

“Cuanto más se sepa acerca de la forma interior de una cerradura, más fácil será diseñar una llave que se ajuste a ella.”

 

Quick video recap of Falcon 9 launch of Dragon for its twelfth @ISS resupply mission.

Una publicación compartida de SpaceX (@spacex) el

La razón por la cual este estudio fue llevado a territorio espacial, se debe al estado de microgravedad. Para que la cristalización de la proteína sea óptima y por consecuencia, permita un claro y exhaustivo análisis de su estructura molecular, se debe cumplir esta condición. De lo contrario, los cristales formados no serán lo suficientemente grandes, y sí defectuosos, y la resolución de las imágenes que se obtengan de la estructura no será lo suficientemente clara como para realizar un estudio exhaustivo. “Cuanto más se sepa acerca de la forma interior de una cerradura, más fácil será diseñar una llave que se ajuste a ella”, señaló la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés), cuyo laboratorio norteamericano estará encargado de recibir la molécula biológica y llevar a cabo el proyecto.
El tipo de proteína en cuestión se denomina dardarina, y se encarga de modificar a otras proteínas. Se ha detectado que niveles elevados de esta molécula biológica están directamente asociados con mutaciones o errores del gen LRRK2. Este último, está relacionado con la aparición del Parkinson familiar. Por ende, los científicos piensan que una inhibición de esta molécula podría detener el avance o incluso, prevenir la aparición de la enfermedad.
Una vez regresen a la Tierra, los cristales serán analizados por grupos de estudio de Oxford, California y Frankfurt, todos ellos financiados por la Fundación Michael J. Fox. Creada en el año 2.000 por el protagonista de Regreso Al Futuro, actualmente asciende a 700 millones de euros la cifra invertida por esta fundación en la investigación de diversos proyectos científicos.
¿Quieres recibir más artículos como este en la pantalla de tu móvil? Sigue los perfiles de CyB Consultoría en Facebook, Google +Twitter y LinkedIn, y mantente al día de toda la Actualidad Sanitaria.
Share